Cómo pagar impuestos atrasados de vehículos

Disponer de un vehículo privado implica asumir una serie de gastos que van más allá del combustible, mantenimiento, tasas de la ITV o seguros. También habrá que hacerse cargo de una serie de impuestos que van asociados irremediablemente al coche. Antes de que salga del concesionario habrá que afrontar el impuesto de matriculación y el IVA, y lo mismo ocurrirá cuando se trate de un vehículo usado, en donde tocará abonar el Impuesto de transmisiones o el IVA.

Pero el más conocido, sin lugar a dudas, es el impuesto de circulación o viñeta, que depende de los ayuntamientos y que está condicionado a la cilindrada, potencia y configuración mecánica. Si no lo tenemos domiciliado o simplemente nos despistamos al abonarlo dentro del plazo fijado es posible que nos enfrentemos a un pequeño contratiempo. Llegado el momento es posible que nos preguntemos cómo pagar impuestos atrasados de vehículos para subsanar el error.

¿Qué ocurre por pagar tarde los impuestos del vehículo?

Se trata de un trámite administrativo, por lo que no habrá la posibilidad de que inmovilicen el vehículo en el caso de que nos detecten circulando sin haber abonado las tasas correspondientes. Pero eso no implica que no haya consecuencias.

¡Artículos populares!

Al pagar impuestos atrasados de vehículos tendremos que asumir que nos tocará pagar ciertos recargos por no cumplir los plazos. Si después de un tiempo no se sufraga, empezará el proceso de recaudación ejecutiva, que puede llevar incluso a la Agencia Tributaria a embargarnos el impuesto de nuestra cuenta de ahorros con los debidos incrementos.

El hecho de no estar al día en el pago de este tipo de tasas también nos impedirá realizar un cambio de nombre. Esto se convierte en una herramienta que usan las administraciones para obligar a los propietarios de los coches a tenerlos al corriente en cuanto a impuestos. De lo contrario resultaría imposible hacer la transferencia y no se podrían vender y ponerlos a nombre de otra persona.

Dónde realizar el pago de los impuestos atrasados

En el caso de que tengamos pendiente alguna tasa del coche habría que ir al ayuntamiento correspondiente para que se nos facilite las cartas de pago y de esta manera proceder al abono de los tributos pendientes.

El método para pagar impuestos atrasados de vehículos dependerá de cada consistorio. En el caso de Madrid, por ejemplo, podrá hacerse el trámite por medio de tarjeta de crédito o débito, por internet, a través de un servicio telefónico, de forma presencial con cita en las oficinas de atención al ciudadano o en efectivo en cualquiera de las entidades financieras autorizadas.

¿A cuánto ascienden los recargos por abonar fuera de plazo?

Una vez que haya transcurrido el plazo voluntario para realizar el pago dará comienzo el periodo ejecutivo, que implicará una serie de recargos. Se clasifican de la siguiente manera:

  • Recargo ejecutivo del 5%: se produce cuando la cuantía de la deuda se abona una vez finalizado el periodo voluntario de ingreso y antes de que se produzca la notificación de la providencia de apremio.
  • Recargo de apremio del 10%: comunicada la providencia de apremio, cuando se abone toda la deuda que no haya sido satisfecha en el plazo estipulado a la administración local y el propio recargo antes de la conclusión del periodo recogido en el artículo 62.5 de la Ley General Tributaria.
  • Recargo de apremio del 20%: se aplica sobre el resto de las situaciones.

Por lo tanto, para no tener que vernos en la obligación de pagar impuestos atrasados de vehículos, lo mejor es estar pendientes a los plazos de abono que estipula el ayuntamiento correspondiente. Además, nos ahorraremos cualquier tipo de sanción en forma de recargo.