Cómo saber si han transferido un vehículo

Tras una operación de compra-venta de un coche, el comprador de dicho automóvil tiene la obligación de inscribirlo en el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico. Dispone de un plazo para transferir un vehículo de 15 días, en donde además se debe notificar la documentación en donde aparezca el cambio de titularidad del coche.

Cómo conocer si un coche sigue a mi nombre tras venderlo

Puede resultar un tanto engorroso ponerse con este tipo de trámites, pero es preciso que se hagan correctamente. Sobre todo para evitarse problemas en el futuro.

La manera más adecuada para saber si un coche sigue a nombre de la persona que lo ha vendido pasa por reclamar un informe del vehículo a la Dirección General de Tráfico. En dicho documento aparecerán todos los detalles que precises sobre el coche, los cuales se encontrarán en la base de datos de la DGT, que van siendo actualizados de manera diaria.

¡Artículos populares!

En el caso de que recibas el citado informe y el titular que aparezca en él siga siendo el vendedor, esto implica que el comprador no ha hecho correctamente el cambio de titularidad del mismo. Por lo tanto, el coche seguirá estando a nombre del anterior propietario, que seguirá siendo su dueño legalmente. Transferir un vehículo nos ahorrará muchos contratiempos con el tiempo.

Cómo pedir el informe de Tráfico

Para reclamar el informe sobre el automóvil a la DGT no hace falta que sigas siendo el dueño. Tampoco hay necesidad de avisar al comprador de tus intenciones con esta gestión, ya que solo habrá que aportar la matrícula del vehículo.

Por medio de este trámite podrás conocer si sigues siendo el dueño del vehículo que has vendido, o si, por el contrario, ya es legalmente propiedad del comprador. El proceso que debes llevar a cabo resulta muy sencillo, tan solo hay que seguir estos pasos.

  1. Para pedir el informe reducido tenemos la posibilidad de acceder a la web oficial de la DGT. Existe la posibilidad, además, de solicitar cita previa en la jefatura de Tráfico para realizar la gestión de manera presencial.
  2. Con el DNI nos darán un certificado con todos los vehículos que se encuentren en su base de datos con nuestro nombre.
  3. Hay que pagar las tasas correspondientes para formalizar la solicitud del informe en Tráfico y aportar el número de matrícula del coche que nos interesa.

Para saber si se ha hecho correctamente la gestión de transferir un vehículo se puede proporcionar la matrícula, pero también el número de bastidor o Número de Identificación de Vehículo.

Otro detalle a tener en cuenta, es que dicho documento puede pedirse en la DGT, pero también por medio de una gestoría especializada en este tipo de operaciones. Al margen de la opción que elijas, el informe lo recibirás en tu domicilio por correo una vez presentada la solicitud.

En dicho documento encontrarás información de interés sobre la situación del coche. Entre otras cosas recogen datos técnicos, titulares previos, reservas de dominio, cargas gravámenes que no permitan hacer la transmisión del vehículo, titularidad, embargos y caducidad de la ITV.

Los problemas de no transferir un vehículo correctamente

Si después de vendido el automóvil compruebas que sigue estando a tu nombre, esto significa que continúas siendo legalmente su propietario. Por lo tanto, te mantendrías como responsable del mismo, así de cómo de sus posibles multas.

Al no transferir un vehículo correctamente te expones a recibir las multas del coche vendido, verse salpicado por posibles infracciones de tráfico y en el caso de que se vea envuelto en robos y actos delictivos, todas las consecuencias recaería sobre el anterior dueño.